La Dirección Nacional de Energía (DNE), que depende del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), ha anunciado que durante este año continuará el programa que otorga beneficios comerciales, como la reducción temporal en la factura eléctrica, a las industrias que implementen medidas de eficiencia energética. Se destinarán 7,5 millones de dólares.

El programa se implementó durante seis meses de 2014, e implicó 1,7 millones de dólares que beneficiaron a 31 grandes industrias que realizaron inversiones en cuanto a la eficiencia energética. De acuerdo a la DNE “el consumo de estas industrias representó en 2013 el 15 % de la demanda eléctrica del sector”, mientras que “como resultado de las medidas implementadas, obtuvieron en promedio una reducción equivalente al 8 % de su consumo anual” durante 2014.

Los sectores de la industria que se asegura participaron de ese beneficio abarca frigoríficos, industria láctea, molinos, bebidas, industria textil, papel y celulosa, industria química, caucho y plástico, y otras manufactureras.

De acuerdo al programa, “los beneficios se instrumentarán por medio de una devolución económica en la factura eléctrica mensual del emprendimiento durante seis meses consecutivos”, devolución que se estima “es proporcional a la reducción anual del consumo eléctrico logrado, e implica hasta un máximo del 15 % del valor de energía facturado en el mes”.

Esta nueva convocatoria trata de atraer a industrias de menor dimensión, “para las que el consumo energético represente costos importantes en su matriz”, según se explica desde la DNE. Además de facilitársele la postulación al programa, que comenzará a instrumentarse en el próximo mes, recibirán “apoyo técnico específico”. Datos oficiales aseguran que el consumo energético del sector industrial representa el 34 % del total.